Sakura no Kuni Kirschblüte [Parte 1] (Español)

7 May

¡Hola a todos! Hoy les traigo este proyecto que he tenido en mente desde hace semanas, pero por la tarea y cosas de la escuela no había podido trabajar en él. Será un post de explicaciones medio largo.

Primero que nada, esta novela me llamó mucho la atención desde que salió por el hecho de que la ilustradora es nada mas y nada menos que Takarai Rihito, mangaka que me encanta y que ilustró mi manga favorito, Seven Days. ¿A poco no esta hermosa la portada?

Intenté trabajar en la traducción de esta novela directo del japonés, pero mi japonés no es tan bueno y prácticamente tenía que estar transcribiendo la novela para poder traducirla con ayuda de traductores en línea, era mucho trabajo y sólo pude traducir la primera hoja, fue muy triste. Afortunadamente, hace unas semanas me encontré esta primera parte traducida al inglés por LIYT en su blog sakura no kuni kirschblüte.

Hay algo que quiero aclarar, esta es una traducción muy indirecta de la novela, ya que LIYT esta haciendo la traducción al inglés a partir de una traducción china, y en este tipo de traducciones puede que se pierdan algunos elementos o que se malinterpreten ciertas cosas por cuestiones culturales y por la diferencia entre los idiomas. Mi traducción al español ya es una tercera traducción, así que puede que haya elementos o sentidos que se hayan cambiado del original, aun así espero que disfruten esta traducción.

Este proyecto no lo tengo garantizado, ya que si por alguna razón quien lo traduce al inglés lo deja, yo tendré que dejarlo también, así que, por favor, vayan al blog sakura no kuni kirschblüte a dejar un comentario para que la traductora vea que hay interés por esta novela.

Creo que es todo lo que tenía que decir, sin más espero que disfruten esta traducción🙂

tumblr_njffwtyZnP1tldqkoo1_1280

Título: Sakura no Kuni Kirschblüte

Autor: Sarana Minaduki

Ilustraciones: Takarai Rihito

Traductor chino / inglés:  LIYT de sakura no kuni kirschblüte.

Traductor inglés / español: Hagane 10 de Haganedixlove Fansub

Sinopsis (Trad jap-ing, chidorinoyume): 

Desde que era un niño Fumuya fue un sirviente al cual abusaban. Su pasado ha creado una sombra sobre el. Fumuya padece de una androfobia extrema, la cual le hace tartamudear todo el tiempo.

Debido a su apariencia, heredada de su madre geisha, captó la atención de un profesor. Era una soledad miserable.

En el nuevo semestre, Fumuya termina compartiendo habitación con un dominante mestizo de un grado mayor, Ernst Souichiro. Aunque es bien parecido, tiene los ojos verde oscuro de su padre, el Conde.

A pesar de otros alumnos de grados superiores diciendo cosas diferentes del sirviente, Souichiro cuida al tímido Fumuya, pero ¿En qué esta pensando al decir que lo hará uno de sus sirvientes?


 

Ernst Souchiro se paró a un lado de la ventana para sentir el aire frío.  Era de mañana, pero la nieve había empezado a caer desde el día anterior. Aunque la ventana se había trabado por lo mismo, no fue nada para él, quien poseía una gran fuerza gracias al kendo.

La fría brisa entró y lo rodeó, y mientras él ponía una expresión de satisfacción, sus tres compañeros de cuarto, quienes seguían durmiendo en el fondo, gruñeron y se taparon los rostros con la cobija.

–Ugh.

Souchiro se rió ante el comportamiento de sus amigos antes de pasar su mirada al extenso paisaje blanco frente a él. En medio del ala este y oeste de los dormitorios escolares había un patio con una estatua de bronce en el centro.  La estatua estaba cubierta de nieve, haciendo borrosos los detalles y sólo dejando su silueta.  Sin importar si era el llamativo rododendro que crecía en el vivero de flores durante primavera y verano, o las cuidadosamente colocadas rocas en el jardín, todo estaba enterrado en la nieve. Incluso las puntiagudas hojas de los tres cedros del Himalaya estaban cubiertas por la nieve, causando que los árboles se tiñeran en un sutil tono grisáceo.

Cuando era joven, Souchiro vivía en un ambiente similar a este.  Él era el hijo mayor de un conde, y su madre era la hija del Marques austriaco Hessen.   Antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial, hasta que tuvo nueve años, Souchiro creció en un castillo rodeado de incontables árboles.

Él tenía una frente amplia, un rostro con atractivas facciones, y una apariencia que lucía muy diferente del típico chico japonés.  Además, tenía el cabello de un tono café-dorado y los ojos de un tono azul verdoso.

En su tiempo libre, le gustaba usar un yukata, y aunque el yukata contrastaba con su apariencia no japonesa, era suficiente para exponer su juvenil cuerpo a través del cuello de su ropa.  Souchiro sólo estaba usando un yukata hecho de un material delgado y ligero, y por ello debió sentir las frías ráfagas de aire cuando abrió la ventana, pero su pálida piel no mostró ninguna señal de erizarse.

Mientras los copos de nieve seguían danzando en el aire, el extendió su brazo y abrió la su mano. Los copos que caían en la palma de su mano se disolvían rápidamente.

–…. Realmente es una efímera fantasía.

En ese momento, una persona apareció repentinamente en su campo visual.  Souchiro inicialmente pensó que él era el único con el hábito de ver la nieve en la mañana, pero para su sorpresa había otra persona con el mismo hábito.

Aquel estudiante, que era de un grado menor que él, estaba silenciosamente de pie en el sendero entre ambos edificios, y contemplaba al aire. Souchiro sabía quién era. Se trataba de Kobori Fumuya.

En la escuela existía un grupo de estudiantes masculinos a quienes les gustaban los hombres, y pronto se esparció la noticia de un extremadamente hermoso joven de primer año en la carrera de alemán, dentro de la facultad de las artes liberales.

Souchiro deliberadamente no fue a ver de quien se trataba, pero hubo una ocasión en la que sus hombros se rozaron y pensó “Así que es este chico” pero no volvió para verlo de cerca.  Parecía que Fumuya era una persona muy reservada que no se atrevía a levantar la cara.

Como si hubiera sentido la mirada de Souchiro, Fumuya volteó hacia arriba.  Quizás Fumuya estaba muy intrigado por la apariencia occidental de Souchiro, como para seguir viéndolo con ese par de brillantes ojos negros.

Dándose cuenta de que estaba devolviéndole la mirada despreocupadamente, Souchiro sonrió de medio lado, causando que la otra persona escapara apresuradamente, como si estuviera asustado de su buen humor.

La apariencia de Fumuya era indudablemente algo que hacía que la gente no pudiera evitar mostrarle afecto y cariño.  Souchiro también admitía estar muy atraído por su belleza, sin embargo, las acciones del chico eran similares a las de un personaje secundario insignificante.

Tras aquel incidente, Souchiro se topó con él en la escuela, pero Souchiro no le prestaba mucha atención a Fumuya en realidad, mucho menos le hablaba. En aquel momento, Fumuya, quien tenía puesta una chamarra de algodón, apareció en frente del patio interior, el cual había acumulado una pila de nieve.

En teoría, ese tipo de ropa que Fumuya traía puesta era más apropiada para la noche, pero la exposición de su cuello, sus muñecas y sus pies descalzos, blancos como la nieve, lo hacían parecer frío. Sin Souchiro darse cuenta de que lo estaba observando, Fumuya continuó viendo  los copos de nieve danzar en el aire. Repentinamente Fumuya estiró su mano y atrapo en la palma de su mano un copo de nieve, el cual se derritió por la temperatura de su cuerpo,  Souchiro miró como cerraba su mano para abrirla de nuevo.

Viendo hacia abajo, Fumuya observó su mano vacía mientras Souchiro se preguntaba qué era lo que Fumuya pensaba en ese momento. Souchiro sintió que la visión de Fumuya inclinando su delgado cuello, y el temblor de sus labios rojizos era demasiado inocente y pura.

Aunque estaba lejos, era probablemente por su pálida piel que sus labios se vieran de un rojo brillante, luciendo realmente seductores… era como si se hubiera puesto labial.

Aquello hizo recordar a Souchiro unas vacaciones en la capital, en las que su padre el duque invitaba a una linda geisha a comer.  Por supuesto, Fumuya no era una mujer. Aunque tenía una piel que lucía como si estuviera pintada con una consistencia perfecta de polvo blanco, su rostro no lucía como el de una chica.

Souchiro siguió viendo a Fumuya, era como si nunca se cansara de ello.  A pesar de todo, era incapaz de apartar la mirada de él. Tiene una expresión  afligida, acaso él, por casualidad, ¿Estaba preocupado por asuntos de amor? Souchiro no se inclinaba a ese lado, pero no era tampoco de los que iban a la zona roja[1] a satisfacerse…

Como si pudiera librarse de ese pensamiento, Souchiro sacudió la cabeza. Sólo estoy así porque él es intrigante, después de todo, en la preparatoria es cuando te das cuenta de tu sexualidad.

En aquella mañana, había un apuesto estudiante de grado menor de pie en la nieve.

snkk1

La imagen de Kobori Fumuya silenciosamente de pie en el corredor se grabó en lo profundo de los ojos de Ernst Souchiro, y no se desvaneció por un largo tiempo.

**********

Cuando la nieve se derritió en marzo, el club de literatura sacó una revista llamada “Celosia argentia” y la pegaron en el tablón de anuncios. En la revista había varios ensayos de estudiantes, algunos escribieron sobre el dolor de perder el sentido de su propósito, mientras que otros usaban un pesimismo absurdo para el borrador de sus ensayos.

Souchiro distraídamente posó sus ojos en un poema waka[2] de tres versos publicado en la revista.

Copos de nieve danzando en el aire / Aterrizando en una mano extendida / Adquiriendo un vago tono rojizo/ Revelando la oportunidad de sobrevivir.

La estación de los cerezos / Que recuerda a la caída de la primera nevada / Simula un comportamiento infantil / Como las sombras en los sueños.

Para aquellos a quien ama / Precipitándose sobre el camino de sakura / Los copos de nieve danzan en el aire / Aterrizando en mi manga.

Con el uso de la lírica de antiguos poemas waka incorporada en él, el escritor había combinado las estaciones de blanca nieve y sakura. Souchiro sintió que aquellos tres versos expresaban los delicados sentimientos del escritor muy bien.  Seguramente el autor era el estudiante de primer año en la carrera de alemán, Kobori Fumuya.

Souchiro no había esperado encontrar sus pensamientos de aquella mañana a través de esta canción, sonrió en respuesta a ello. Inmediatamente se dirigió a la cafetería del dormitorio y encontró a Fumuya.

–Kobori-kun, vi tu trabajo en “Celesia argentea”. Aquellas tres oraciones fueron muy buenas.

Quizás fue la repentina reacción de Souchiro lo que sorprendió al introvertido chico y lo hizo retroceder.  Bajó la cabeza y no intentó ver a Souchiro a los ojos mientras murmuraba unas incoherentes palabras de agradecimiento.

–Cuando era joven, una vez vi copos de nieve acumulados en la punta de un árbol de sakura.  Aunque fue algo que experimenté cuando aún estaba en Europa… después de ese tiempo, siento que tengo gran afinidad con el sakura y los copos de nieve.

Pero Fumuya no mostró señales de responder.  Souchiro pensó que Fumuya, quien escribió aquella lírica, tendría una reacción más sensible, pero no…

Mientras las esperanzas de Souchiro se desvanecían, no pudo evitar sentir que estaba siendo despreciado.  Fumuya continuó viendo al suelo y esperó silenciosamente a que su superior se fuera.

–Me disculpo, no debí haberte llamado.

Las palabras de Souchiro hicieron que Fumuya sacudiera su cabeza, los sedosos mechones de suave cabello negro se movían gentilmente.

–No hay nada más que decir, ya te puedes retirar.

Después de recibir aprobación para irse, Fumuya huyó de la escena.  Incluso cuando se iba, Fumuya jamás alzó la mirada.

Souchiro vio desanimado la espalda del chico de aspecto delicado.  No esperaba que su acción lo hubiera hecho sentir tan incómodo…

Souchiro suspiró y se encogió de hombros.  Bueno, no es como si fuera la primera vez que alguien me ha odiado.

Ya que Souchiro pasaba la mayor parte de su tiempo en la escuela, casi se olvidaba de este asunto.  Sin embargo, su madre germánica hacia que otros le lanzaran miradas de sospecha.  Después de la Guerra Ruso-Japonesa, los militares japoneses incrementaron su conciencia y el desdén por los extranjeros se volvió más y más evidente.

El conde padre de Souchiro y su abuelo lo aceptaron como parte de la familia, pero su madrastra y otros parientes eran personas autoritarias, insistían en que su medio hermano menor heredara el título de conde en vez de él.

Aunque Souchiro era un niño al que uno quisiera consentir, su madrastra lo trataba fríamente y no se molestaba en mostrar alguna preocupación o interés por él.

Souchiro no vivía en la elegante residencia del Conde Akamatsu, y  hasta la secundaria estuvo viviendo con sus abuelos en el área de Musashino. Sus abuelos lo consentían mucho, pero estaban conscientes de su apariencia no japonesa.

Su abuelo nació en una familia de samuráis localizada al norte de la capital, e incluso después de haber cortado su cabello y entregado su espada, su abuelo aún tenía el espíritu de un guerrero. Él le enseñó a Souchiro a manejar una espada y a montar a caballo, esto con la esperanza de hacerlo más japonés que los chicos japoneses promedio.  Su abuela, por otro lado, provenía de una familia de nobles y estaba a cargo de enseñarle el arte de la poesía waka a Souchiro.

Debido a ello, Souchiro se volvió un joven muy versado con la pluma y la espada, pero los prejuicios de la sociedad y la descremación ensombrecían su futuro.

Souchiro era muy solitario, aunque poseía una apariencia increíble y un carácter refinado que hacía que cualquiera lo notara y respetara… no, quizás era precisamente por esta admiración y atención que sólo podía actuar el papel del apuesto y arrogante joven.

[1] Área donde hay prostitutas.

[2] Tipo de poema tradicional japonés.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: