Yokozawa Takafumi no Baai 6 (Capitulo 11 parte 11 ) [Español]

18 Oct

¡Habemus actualización amigos míos! Así como lo leen, no están alucinando, la parte 11 de capitulo 11 de la sexta novela de Yokozawa… ha pasado tanto que no recuerdo bien como empezó la novela, ya ni me acordaba de Yasuda😄

Termine la traducción el viernes en la noche, la hice en cuanto la vi pero no me dio tiempo de corregirla hasta hoy porque ayer anduve todo el día de vaga x3

Espero les guste, ya no falta mucho para que termine🙂

Titulo: Yokozawa Takafumi no Baai 6

Autores: Nakamura Shungiku, Fujisaki Miyako

Serie: Sekai-ichi Hatsukoi

Traducción japonés – inglés: September Scanlations

Traducción inglés – español: Hagane10

Creo que con eso basta.

Yokozawa se la había pasado haciendo el quehacer toda la mañana. Lavó la pila de ropa sucia, aspiró el piso, barrió, limpió la tina, y hasta hizo brillar el lavabo de la cocina. El hacer actividades físicas como esas evitaban que su mente siguiera pensando cosas ridículas, aunque quizás, consideró, debía pensar más en ello.

El pasar tiempo con Kirishima y Hiyori se había vuelto algo “normal” para Yokozawa, por ello los días que pasaba solo parecían interminables. Aunque el tener un día libre era su oportunidad de hacer lo que quisiera sin preocuparse por otros, no podía evitar preocuparse.

Desde aquel día había perdido su habilidad de mantener una distancia apropiada con los Kirishimas. Entre más trataba de mantener la defensa que había creado para que no se viese antinatural, más complicado resultaba. No podía decidirse entre si debía hacer algunos recortes, o cuanto espacio debería mantener, y antes de que se diese cuenta, otra semana había pasado.

…...–

Necesitaba hacer lo que Yasuda le había sugerido y establecer ciertos límites para mantener una distancia apropiada entre él y los Kirishimas, eso era lo ideal, pero había quedado completamente derribado ante la desesperación de Oosaki.

Lo incomodo que se sintió fue frustrante, pero no había nada que pudiese hacer al respecto.  Quizás era más que pura incomodidad lo que había contenido, tal vez era su terquedad.  El rendirse era necesario a veces, lo entendía, pero no podía atreverse a hacerlo.

La consideración lógica de la situación sugería que era natural que no todas sus piezas encajaran del todo bien.  Si hubiera podido, le hubiera gustado poder conducirse con más sutileza, pero no estaba funcionando.

–Dios, soy patético…– se estaba hartando de sí mismo por obsesionarse con lo mismo una y otra vez.  Si alguien más que estuviese en la misma situación hubiese ido con él por consejo, probablemente les hubiera dicho que no tenían otra opción más que luchar.  Y aun así, a pesar de saberlo, no podía evitar sentir aquel aire lúgubre y desolador rodeándolo, alejándolo de cualquier respuesta viable.

¿Por qué sus emociones debían ser tan complicadas?

¿Qué habían discutido Kirishima y Oosaki después de que él se fue? Yokozawa no pudo seguir escuchando cuando comenzaron a hablar de la esposa de Kirishima, así que no tenía idea de lo que hablaron después de eso. Cuando se les unió más tarde, ambos lucían como si nada hubiera pasado.  El hecho de que los invitara a comer, sugería que Oosaki no pensaba rendirse fácilmente.

Kirishima y Oosaki pasarían mucho tiempo juntos como editor y autor, además de que la socialización de su trabajo era un gran proyecto para la compañía.  Oosaki estaría arriba de él en términos de relación laboral, y si ella pedía reunirse con él para una discusión de cualquier tipo, seria difícil para Kirishima rechazarla.

Yokozawa entendía que no se podía hacer nada al respecto, pero, a decir verdad, eso no le ayudaba en nada.  El siempre asumió que estaba preparado para retirarse elegantemente cuando una pareja apropiada apareciera para Kirishima, pero debía ser una mujer perfectamente adecuada para ser la madre de Hiyori tambien.

…..–

Perdido en sus pensamientos mientras oreaba su futan y cambiaba las sabanas, el intercomunicador sonó con su característico sonido.

¿Una entrega?– había ordenado un libro por internet hace unos días ya que no lo había encontrado en las librerías, quizás finalmente había llegado. No se molestó en revisar quien era a través de la pantalla de video, sólo se dirigió a la entrada con el sello de su firma en mano.

–Lamento la espe- ¡¿Kirishima-san?!– abrió la puerta y sus ojos se abrieron como platos cuando vio quien esperaba del otro lado. Rápidamente revisó su agenda mental para ver si se suponía que Kirishima viniese hoy, pero no pudo recordar ninguna promesa similar.

– ¡hola!

– ¿Por qué estás aquí?

Oh, por cosas. Quería tener una pequeña charla, así que pensé era momento de mi venganza por la última vez.

– ¿Ultima vez…?– pensó sentir una sensación de déjà vu, apenas lo recordaba ahora, pero unas tardes antes, Kirishima llegó de manera similar, por sorpresa. Él fue quien más habló y prácticamente solo, después Kirishima golpeó a Yokozawa y quedó dormido sobre él. Aparentemente estaba muy cansado, ya que sin importar que tanto lo llamara o moviera, no despertaba.

–De lo que más me arrepiento en la vida es haberme quedado dormido sobre ti.

– ¿Lo recuerdas?– jamás lo había mencionado antes, así que Yokozawa asumió que no le importó. Aparentemente esperó por la oportunidad perfecta para voltear las cosas.

Kirishima se abrió camino al interior, asegurándose de cerrar la puerta con seguro y cadena tras él. Parecía como si cortara las rutas de escape de Yokozawa, lo cual era un tanto desconcertante.

– ¿Qué estas planeando?

–Estás confinado en tu casa.

–Confi…– se sorprendió de que Kirishima pudiera decir algo así con un rostro serio.

–Te gusta correr y esconderte cuando sientes pánico, así que pensé que debía hacer esto si quiero tener una tranquila y seria conversación contigo.

Aparentemente Kirishimam podía ver a través de él, adivinando como quería escapar ya de la escena. Si lo admitía, no habría necesidad de mantener las apariencias, pero no podía evitar darse aires. – ¡N-no voy a escapar!

–Tomaré tu palabra, ¿Entendido?

– ¿Dónde está Hiyo?

Fue a ver una película con Yuki-chan. Dijo que volvería a las cinco, así que debemos volver a esa hora también.

– ¿Debemos? no iré a tu casa hoy-

Y por cierto, le dije que tú y yo tendríamos una cita por nuestra cuenta.

– ¿Qué? ¡No bromees con eso!– palideció ante el comentario de Kirishima.

–No te preocupes, Hiyo asumió que bromeaba. Aunque reacciones como esa hacen que sea más sospechoso.

–No digas malas bromas como esa.

–Pero no es del todo una broma, ¿Así que cual es el problema? Oh, toma, un regalo.

¿Qué es esto?

Se veía rico, así que lo compré impulsivamente. Decidí no tomar hoy, estoy seguro de que estaré bien, pero jamás me perdonaré si me duermo de nuevo cuando las cosas comiencen a ponerse interesantes.

Yokozawa vio dentro de la bolsa de plástico que le pasaron y encontró cosas fritas dentro, parecía ser un sándwich de croqueta y menchi-katsu[1] de una carnicería cerca de la estación. –Esta es comida que va con alcohol.

–Cómela con tu comida entonces.  Pon café ¿Sí? y no el instantáneo, quiero una bebida apropiada.

–Alguien anda de mandón hoy…– pero a pesar de la molestia que era Kirishima metiéndose en su casa como lo había hecho, el ir a la cocina le daba un pequeño respiro para organizar sus pensamientos y tal como le pidieron, puso algo de café.

Usualmente este tipo de procesos controlados eran suficiente para calmarle los nervios, pero hoy no podía evitar que sus pensamientos regresaran a Kirishima, instalado cómodamente en su sofá. El café parecía fluir más lento de lo normal en el filtro.

¿De qué querría hablar Kirishima? Al menos, era claro que lo confrontaría por su extraña actitud de los últimos días.

Cuando el café suficiente para los dos hirvió, llenó dos tazas y se dirigió de nuevo a la sala donde Kirishima esperaba.

–Ten.

–Gracias.

Se sentó al lado de Kirishima, bebiendo su café en silencio. Quizás porque se había apurado a hacer el café, el aroma era más débil de lo usual.

………

Kirishima no inició una conversación y Yokozawa era similarmente incapaz de decir algo. Parecía que hubiese sido más fácil sólo salir y disculparse, pero ¿Por qué se debía disculpar? Se sintió arrepentido de su extraño comportamiento de toda la semana, pero no sentía que debía ser algo por lo que disculparse.

Mientras se preocupaba en cómo abordar el tema en su mente, Kirishima finalmente salió con: – ¿Así que es Oosaki-sensei por quien te preocupas ahora?

–…….– en vez de responder afirmativamente, Yokozawa optó por seguir ahí, en silencio.

Sí, eso creí. Para ser honesto, probablemente me sentiría mal si no estuvieras preocupado a causa de ella. Estuviste escuchando cuando ella y yo hablamos en la exhibición el otro día ¿Verdad?

Él inhaló fuertemente ante la pregunta. – ¿L-lo sabias?

–Sí, pero sólo yo. Reconocí tu sonido al bajar los escalones. Me encargué de decir más de lo necesario para asegurarme de que lo escucharas, pero tú no le molestaste en escuchar todo.

–……– su molestia se profundizo al darse cuenta de que Kirishima supo todo el tiempo que los escuchó a escondidas.

–Así que, ¿Qué tanto escuchaste?

Que… que Oosaki-sensei te preguntó si no podías olvidar a tu esposa…

Debes estar bromeando ¡Después de eso vino la mejor parte!

 –¡¿Cómo lo iba a saber?!– la mayoría de las personas se hubieran enojado al saber que los escucharon a escondidas, pero Yokozawa jamás se imaginó que Kirishima se molestaría por lo que no escuchó.

–Y esa pregunta fue ridícula para empezar, es absurdo pensar que es posible olvidar que amaste a alguien. Incluso si es alguien que te engaño y rompió contigo, no es como si pudieras borrar el hecho de que la amaste. Puedes tratar de no recordar, pero no puedes hacer como si nunca hubiese pasado.

–…Sí, es verdad.

La mera existencia del pasado te hace quien eres hoy. Si Yokozawa jamás hubiese conocido a Takano, si jamás hubiese conocido lo doloroso que el amor puede ser, tal vez no estaría ahí con Kirishima en ese instante. Quien eres…es una compilación de todo lo bueno y malo en tu vida.

–Aunque Oosaki-sensei no pareció aceptar eso, así que le dije que tenía a alguien que amo y que estaba saliendo con esa persona, y por ello no podía corresponder a sus sentimientos.

¡¿Le dijiste?!

Tranquilo, no dije que eras tú. Y entonces, cuando me preguntó si me casaría con esa persona… le dije que quería pasar con esa persona el resto de mi vida.

–El resto de…– Yokozawa sintió como su rostro enrojeció de repente ante el intenso anuncio.

–Cuando nos fuimos, me pidió que la dejara seguir amándome y bueno, no puedo dictar los sentimientos de las personas, después de todo, decirle que no, no hubiera hecho desaparecer sus sentimientos.

– ¿Así que entonces, ella aun…?– a pesar de haber sido rechazada completamente, parecía no tener intención de rendirse. Probablemente aun perseguiría a Kirishima a través de su trabajo juntos.

–No es como si fuera algo para lo que debiera pedirme permiso de todos modos, aunque siendo honesto es demasiado molesto y desagradable.

Yokozawa quedó impactado por la dura frase de Kirishima y sintió enfriar su sangre al pensar de que fuese a él a quien le dijeran esas palabras.

– en verdad… ¿Le dijiste eso?

–Claro que lo hice. Si dejaba las cosas ambiguas, aun la dejaría con una esperanza en vano y no podría corresponderle jamás, así que no quise dejar lugar a un malentendido.

–Sí, pero ¿No crees que te pasaste un poco…?

–Estoy consiente de que fui muy duro, pero este no es solo mi problema.

–Bueno, sí… pero aun así…– aunque Yokozawa estaba de acuerdo con el raciocinio de Kirishima, no podía creer lo calmado que hablaba del asunto. Esta no podía ser la primera vez que se le habían confesado y Yokozawa estaba impresionado, viendo lo experimentado que era Kirishima en este tipo de situaciones. A pesar de las circunstancias, no dejo a sus sentimientos vacilar, mantuvo firme su amor por una sola persona.

El darse cuenta de ello dejó a Yokozawa sintiendo que su corazón estaba a punto de ser aplastado por la emoción. –……–

Él jamás quiso sentir celos de Oosaki, pero el hecho de que se había sentido inferior a ella mostraba lo fuerte que era esa sensación de que no podría competir contra ella.   Ella poseía una posición que él no podía esperar alcanzar y no había nada que pudiese hacer al respecto. No era una competencia y ella no estaba alejando a Kirishima de él, ni tampoco quería que Kirishima los comparase. Solo dolía y ya.

–Y de cualquier forma, si ella sólo quería seguir enamorada de mí, debió mantener la boca cerrada y haberlo hecho. ¿Por qué necesitaba el permiso de alguien que ya tiene pareja? ¡No hay manera de que no entienda que un verdadero adulto no andaría causándole problemas así a los demás!

Ah…– finalmente se había dado cuenta a donde iba Kirishima. La gente es libre de hacer lo que quiera, pero una vez que involucras a alguien más en esos sentimientos, ya no es el problema de una sola persona.  Profesar que “seguirás preocupándote” por alguien sólo puede tomarse como que esperarán  a que el objeto de sus sentimientos cambie de opinión.  Se había propuesto como una pareja potencial, para ser comparada con la pareja actual de Kirishima.

–Esas emociones pueden ser puras si las mantienes ocultas en tu corazón, pero una vez que se las haces saber a otros es cuando se vuelven egoístas.

–Tienes un buen punto…

–Quiero decir, no me estoy engañando, pensando que el romance es sólo miel sobre hojuelas, se perfectamente que tiene un lado oscuro y sé que a veces ayuda involucrar a aquellos a tu alrededor; pero no puedo perdonarla por querer usar a Hiyori para su propósito.

–¡¡!!– y en ese instante Yokozawa entendió porque Kirishima había sido tan severo con Oosaki. La mujer había mantenido una esperanza incluso después de su discusión y los invitó a comer. El que Hiyori se haya sentido enferma fue porque sintió que los motivos de Oosaki estaban llenos de interés personal.

–Por supuesto, estoy más enojado conmigo mismo por preocuparlos a ustedes dos con mi indecisión– admitió con desdén en su voz que denotaba lo arrepentido que se sintió por su actitud.

–No es como si pudieses evitarlo, dada la posición en la que estás. Es una autora importante para la empresa.

–Incluso así, debería conocer mis prioridades. ¿A quién le preocupa el trabajo si no puedo proteger lo más preciado para mí?

–Y pensar que llegaría el día en que oiría esas palabras salir de tus labios– esperaba que Kirishima dijera algo sobre cómo no te puedes llamar un verdadero adulto si no puedes mantener un equilibrio entre tu trabajo y tu familia. Debió estar muy molesto de que usaran a Hiyori contra suya de esa manera.

–Y para que quede claro: estas actuando como si esto no tuviera nada que ver contigo, pero entiendes lo que digo ¿Verdad?

– ¿Eh?

–Te digo que quiero proteger las cosas más preciadas para mí, y tengo a este hombre que se molesta cuando una mujer tan hermosa y talentosa como ella profesa su amor por mí.

–……– Yokozawa levantó la cabeza para encontrarse a Kirishima viéndolo, como si lo vigilara. No era por ser engreído, pero sabía bien que Kirishima hablaba de él. Quizás Kirishima había visto a través de él hace mucho, percibiendo lo inquieto que estaba por la situación.

–Las cosas no siempre funcionan como quisiéramos en las relaciones, eso es naturaleza humana, pero cuando es posible, quiero mostrarte que me preocupo por ti. No quiero que te preocupes y no quiero que me trates indulgentemente tampoco, aunque creo que esa es mi manera de ser egoísta.

– ¡~~~!– el rostro de Yokozawa se calentó por la emoción, su mente hirviendo estaba a punto de desbordarse y no podía encontrar las palabras para responderle a Kirishima.

–Me preguntó si hubiera sido mejor si se me hubiera confesado antes, pero estoy seguro de que el amor no se trata de quien llega primero. Seguro, tal vez el tiempo influye en cierto grado en si hay o no química entre dos personas, pero enamorarse es más sobre quien es la persona ¿Verdad?

–Quien es la persona, eh…– Yokozawa murmuró para sí mismo antes de que una mano lo golpeara detrás de la cabeza.

– ¡Se supone que estés de acuerdo conmigo! ¿O qué? ¿Sugieres que te habrías enamorado de cualquiera que te hubiera consolado después de que te rompieran el corazón, incluso si no era yo?

– ¡Claro que no!

–Sí, eso creí– fue la lasciva respuesta ante la negación instintiva de Yokozawa. Yokozawa apretó los dientes dándose cuenta de que habían jugado con él, pero no era mentira.  –De todos modos, ya solucione las cosas con Oosaki-sensei, así que ya basta de preocupaciones.

–Eso dices pero aun tienes que lidiar con ella en el trabajo ¿No? Probablemente se verán en otras reuniones y no puedo imaginar que se rinda tan fácil…– por como Kirishima lo había puesto, Oosaki no parecía el tipo de abandonar la esperanza así. Quizás la evidencia más fuerte era como los había invitado a comer a pesar de que haber sido claramente rechazada por Kirishima momentos antes.

–Hice que me quitara como su editor en jefe.

El abrió la boca en sorpresa ante el anuncio de Kirishima. – ¡¿Eh?! ¡¿Estás seguro de que es una buena idea?!– la condición de Oosaki para que su trabajo se volviera una película fue que Kirishima estuviera a cargo de la versión comic. Todo podría destruirse si Kirishima rechazaba la posición y eso tampoco sería bueno para Kirishima mismo.

–Ella estuvo de acuerdo. Después de todo, sería duro para ambos. Aun revisaré sus manuscritos y aprobaré cualquier decisión que se tome, quiero decir, me gusta la historia, pero creo que puede arreglárselas sin mí.

Aun así, incluso si ella estuvo de acuerdo con ello no significaba que lo aprobara, pero no había manera de estar seguro, así que si Kirishima dijo que había terminado con eso. Entonces Yokozawa no tenía más opción que confiar en lo que hacía.

Continuará…

[1] Alimento a base de carne picada que se empana y posteriormente se fríe en aceite hirviendo. Suele tener forma de filete o de croqueta.

9 comentarios to “Yokozawa Takafumi no Baai 6 (Capitulo 11 parte 11 ) [Español]”

  1. Valchan~ 18/10/2015 a 8:17 pm #

    ¡Amo a Kirishima!😊 Él todo sabe solucionar y siempre tan sincero por sus sentimientos quiero a alguien así :v pero no soy un gatioso 😂😂😂
    También Yokozawa es tan pinchi tierno 😄
    ¡Gracias por tu trabajo!

  2. Adriana 18/10/2015 a 9:13 pm #

    Es muy duro, tendré que esperar otros dos meses para saber que sigue
    TToTT
    Yokozawa confiésate tú también

  3. nayechan 19/10/2015 a 1:32 pm #

    Gracias por la traduccion😀

  4. Kirishima Zen 19/10/2015 a 5:59 pm #

    *u*) Gracias por traducirlo❤ * I love you❤ *

  5. Nabiky 20/10/2015 a 12:58 pm #

    Kiri están bello, ojala no se tarde tanto el siguiente❤

  6. Valentina 21/10/2015 a 12:29 am #

    Kyyyaaa!!❤ Kiri-chan es increible no teme expresar todos sus sentimientos y proteger lo que mas ama❤❤ Ahora a esperar 3 meses para saber como continua….. Gracias por la traduccion❤

  7. Soanychan 21/10/2015 a 6:51 am #

    Me encanto como Kirishima le desplumo las esperanzas a la vieja metiche y odioa de la Oozaki. Como disfrute como fue duro con ella y se molesto que usara a su hija.
    Y ahora si espero y Yoko entienda y la próxima luche por su hombre y no que se retire.

    Gracias por la traducción❤

  8. Maddy Rivera 01/11/2015 a 2:23 am #

    Aun no estoy segura si amo mas a Yokozawa o a Kirishima xDDD
    Gracias por la traducción❤ :3

  9. Una lectora anónima 30/12/2015 a 9:50 pm #

    Con esta preocupación fuera sólo queda la de como ir creando sus límites con los Kirishima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: