Yokozawa Takafumi no Baai – Emerald 2014 (Historia corta)

14 Sep

Hola~ hoy les traigo esta historia corta que venia en el numero mas reciente de la revista Emerald, lo quería subir después de la historia corta de ver las flores, pero las tareas no me dejaban terminar de traducirlo hasta ahorita:/ lamento la tardanza, pero aun así espero les guste🙂

 

Descarga: Mediafire (incluye documento doc y pdf)

Traducción japonés – inglés: September Scanlations

Traducción Inglés- español: Haganedixlove Fansub

 

“Tengo un amante.”

Yokozawa no creía que fuera correcto decir eso. Él se había declarado, después de todo, y se le habían declarado, incluso habían dormido juntos, así que no debería tener ninguna dificultad admitiendo que la persona con la que compartía ese tipo de relación era un amante.

Simplemente era que había pasado bastante tiempo desde que había estado en una relación seria como esta. De hecho, no había tenido una pareja estable desde que su relación con su novia de la universidad había fallado.

Aunque, a decir verdad, siempre había estado aferrado a una persona. Sabía que sólo había sido dependiente todo el tiempo, incapaz de rendirse, y nunca había esperado que algo fructífero saliera de sus anhelos en primer lugar. Aun así, no había sido capaz de dejar esos sentimientos y subsecuentemente terminaba encontrándose atrapado en una zanja, viviendo la vida a medias.

Pero su indiferente vida fue cambiada cuando el amor de toda la vida de esa persona reapareció, justo frente a sus ojos. Yokozawa lo había visto en su peor momento y a partir de ahí nunca había tenido una buena impresión del hombre que le rompió el corazón. Él tercamente trató de interponerse entre los dos, interrumpiendo su relación una vez más, pero todo quedó claro para él un catastrófico día, él ya no tenía lugar en esta pelea.

Tenía que finalmente enfrentar esas dos palabras que había ignorado por mucho tiempo: amor unilateral.

Había pensado que desde hacía tiempo se había preparado para aceptar dicha situación, pero la preparación había terminado siendo demasiado frágil para soportar el dolor de su corazón herido, y el haberse ahogado en licor en respuesta a ese dolor, fue lo que lo había llevado a esta situación.

Unos dos meses después de esa dolorosa ruptura, Yokozawa lidiaba ahora con un dolor de cabeza completamente diferente. “……”

Sus fuentes eran muchas, pero todas llevaban a un solo hombre y Yokozawa no tenía con quien discutir sus preocupaciones. Ni siquiera sabía cómo abordar sus problemas.

“Buenos días, Yokozawa.”

“¡Ah, buenos dí- ngh!” Se tragó un aullido mientras sentía que le agarraban el trasero al pasar. Rápidamente  estudiando sus facciones, confrontó al culpable, Kirishima Zen, con una mirada intensa. “¡¿Qué demonios crees que estás haciendo?!”

Esta era una de las preocupaciones que invadían a Yokozawa en ese momento: lo mano larga que podía ser Kirishima. De hecho, esa era la mayor preocupación que tenía en ese momento. A Kirishima le gustaba tocar a Yokozawa cada vez que se encontraban. Mientras tocarle el brazo o el hombro era una cosa, era algo completamente diferente que fuera por las caderas o el trasero.

“Es solo un saludo matutino.”

“¿…Desde cuando los saludos matutinos incluyen un agarre del trasero?” Peleó con la urgencia de verse tranquilo, lentamente reflejando su irritación. No había nadie más cerca en ese momento, pero era imposible saber cuándo alguien podría verlos mientras estuvieran en la oficina. Era poco inteligente hacer cosas que pudieran despertar sospechas en otros sobre su relación en un lugar así, y realmente hubiera apreciado una pequeña consideración por parte de Kirishima sobre el estado mental de Yokozawa.

“Ah, pero esto es crucial para asegurarme de que me esforzare al máximo el resto del día. Vamos, ¿Cuál es el problema? Es solo entre nosotros.”

“Ese no es el problema, ¡Esta es la oficina!”

“No seas tan aburrido.”

“Es sentido común.”

“¿Entonces qué? ¿No quieres que te toque?”

No era como si le disgustara, era que tenía problemas para responder ante ello. No se sentía suficientemente cómodo aun con esas exhibiciones como para pasarlas por alto con un rostro serio, y además, Kirishima era un adulto, realmente necesitaba aprender que había un momento para esas cosas.

“Ese no es el problema, te digo que consideres donde estamos. No me vas a decir que haces este tipo de cosas con tus subordinados, ¿Verdad?” En realidad no sospechaba que Kirishima hiciera algo así, pero no podía evitar querer quejarse en voz alta ahora que estaban solos.

“Claro que no, no hay manera en que acosara sexualmente a mis subordinados.”

“…Así que te das cuenta de que es acoso sexual.” Liberó un audible suspiro ante la honesta declaración de Kirishima.

Yokozawa lo dijo algo confundido y Kirishima se explicó tranquilamente, “Bueno, la misma acción puede tomarse diferente dependiendo a quien se la hagas. Puede que sea un crimen agarrarle el trasero a uno de mis subordinados, pero  seguro de mi amante lo permitirá.”

“Excepto que los amantes y esposas pueden ser acosados por sus parejas.”

“¡Ooh, así que admites que somos pareja!”

“Ngh… ¡Deja de malinterpretar mis palabras!” sus mejillas se calentaron mientras Kirishima se aferraba a su irritante concesión. La forma arrogante con la que trataba a Yokozawa siempre lo exasperaba. “¡De cualquier forma! Incluso si soy yo a quien se lo haces, no toleraré este tipo de mierda en la oficina, ¿Entiendes? ¿O necesitamos sentarnos a discutir lo básico sobre acoso sexual?”

“Hey, ya he pasado por muchos sermones sobre acoso. Tocar el cabello o hombros, o algo, de alguien sin su permiso es un hecho, pero el hacer comentarios sugestivos o hacer preguntas que van muy lejos sobre la vida privada de alguien también está prohibido. E incluso si alguien no pareciera incomodo, no puedes saber si no se siente así en el interior. Si el perpetuador, sí o no, intentó hacer sentir incomoda a la persona es irrelevante. Paso por muchos problemas vigilando mis acciones, como un hombre antes de cualquier responsabilidad que tengo como un superior.”

Kirishima dio esta explicación con una expresión de ‘Apuesto a que no esperabas esto, ¿Eh?’ ante la que Yokozawa no pudo evitar soltar otro suspiro. El hecho de que sus quejas no parecían pasar por el sujeto lo dejaban sintiéndose desesperanzado. “¿Entonces que debo hacer para que seas así de precavido cerca de mi…?”

“¿Por qué el suspiro? Si algo te preocupa, soy todo oídos.” Era difícil saber si su sugerencia había nacido de su verdadera cabeza dura o a propósito, pero dado que no parecía tener ninguna intención enferma, Yokozawa sólo pudo suspirar de nuevo.

“¿…De quién crees que es la culpa de esto? Trata de preguntarte eso.”

“¿Preguntarme? mmm… no se me ocurre nada.”

“¡Oi!” Respondió ante la expresión de ignorancia fingida de Kirishima, y Kirishima rió por lo bajo ante su reacción.

“Estoy bromeando. No te enojes. Sólo estoy jugando contigo.”

“Tu…” El que Kirishima le asegurara tan sinceramente que sólo lo había estado molestado lo dejó buscando una respuesta iracunda, pero falló en conseguirla.

“Seré más cuidadoso en la oficina. Es lo que quieres ¿No?”

“Yo… sí.” Parecía que su petición había sido escuchada esta vez, y mientras seguía enojado por la manera en la que Kirishima parecía disfrutar verlo desprovisto de una respuesta, responderle solo le causaría mas problema. Al menos, las cosas parecían haberse resuelto, y eso era suficiente por ahora.

“Oh si, vendrás esta noche ¿Verdad?”

“Yo… lo planeaba, sí.”

“Hiyo se quedará con mi mamá esta noche, así que no necesitas comprar un regalo para ella. Aunque realmente no necesitas traer uno cada que vienes.”

“¿Te… causa problemas o algo?”

“Bueno, no, pero es prácticamente tu casa, así que no necesitas traer algo cada vez que vas.”

“¡…!”

“De acuerdo ¡Te veo esta noche!”

“¡….!” Kirishima alborotó un poco el cabello de Yokozawa mientras se iba, y la sensación de esos dedos contra su cuero cabelludo hizo que un escalofrió placentero le recorriera la espalda.

“… Eso está permitido ¿Verdad?”

Yokozawa se quedó quieto, viendo como Kirishima se iba con una mueca de auto satisfacción en la cara, y su corazón martilleo dentro de su pecho sin señales de calmarse pronto.

Pero las preocupaciones de Yokozawa no sólo eran por el ocioso acoso sexual de Kirishima. Esta era su primera relación en años, y aun habían cosas a las que no se acostumbraba. Para simplificar las cosas, estaba avergonzado. Quizás si pudiera dejar pasar las acciones de Kirishima en el trabajo con más compostura, esto no sería un problema tan grande.

Cuando Hiyori estaba cerca, podía relajarse un poco y no estar con la guardia tan alta ¿Pero cuando estaban solos? No podía simplemente calmarse. Perdía todo el concepto de lo que debía hacer, como un adolecente nervioso.

“Estamos en casa~”

“Disculpa la intromisión…”

Kirishima había mencionado esa mañana que Hiyori se quedaría con sus abuelos, y mientras Sorata seguiría ahí, estaban técnicamente solos ahora.

“Iré a bañarme, espera aquí.”

“¡¿Eh?!”

“También quieres un baño ¿Verdad? ¿O una ducha sería mejor?”

“Ah-oh, uh… cualquiera… está bien…” Realmente había exagerado aquí, haciendo tanto alboroto por un simple baño. Era humillante, era como si esperara que algo pasara.

“Toma algo para beber y siéntate entonces.”

A pesar de la prisa de Kirishima, aun no parecía poder calmarse, él echó una mirada esperanzada alrededor de la habitación, preguntándose si no habría algo que pudiera hacer para distraerse, pero la habitación parecía estar en perfecto orden y el lavabo estaba vacío. Pensó en darle a Sorata un bien merecido tiempo para jugar, pero ahora, el gato se negaba a sus atenciones y se desapareció de la sala.

“¿Qué haces?”

“¡Uwah!”

“Deja de pasearte y sólo siéntate.”

“Y- está… está bien.” Debió haber parecido un tonto paseándose como lo había hecho y en un desesperado intento de evitar avergonzarse a sí mismo aún más, se sentó en el sofá, con Kirishima sentándose a un lado de él.

“¿…Te sientes algo nervioso?”

“Y- claro que no.” Tartamudeó después de que Kirishima diera en el clavo, él pudo haber confesado la verdad con esa respuesta.

“En verdad no convences a nadie con esa expresión, ¿Lo sabes?”

“Yo dije que esto sólo es-”

“Aunque creo que si vas a estar tan sensible ante mi presencia, debería darte algo que esperar con ansias…” Con un movimiento afectivo, paso su brazo al rededor del hombro de Yokozawa, que parecía quemarse ante el roce de Kirishima. Estando tan cerca, tenía miedo de que Kirishima notara lo rápido que su corazón latía.

“No esperaba ni una mierda.”

“Ahora no estamos en la oficina, así que no hay necesidad de jugar al tímido.”

“H-hay un programa que he estado esperando ¡Y pasará esta noche!”

“¿Oh? ¿Y cuál es el nombre de ese programa?”

“Lo olvidé. Alguna película extranjera.”

“¿Quieres verlo pero ni siquiera recuerdas el título?”

“¡¿A quién le importan los malditos detalles?!” Respondió, haciendo que Kirishima dejara de hacer preguntas y tomó el control remoto que yacía en la mesita para café frente a ellos, encendiendo la televisión. Pero para su suerte, el programa que apareció en la pantalla en ese momento era una escena de película que involucraba al protagonista y la heroína…teniendo sexo.

“¡¡…!!”

Fue demasiado incomodo, mirando al par intercambiar declaraciones de amor apasionadamente. Típicamente hubiera dejado la escena pasar sin ningún comentario, o respuesta, pero ahora tenía problemas para reaccionar apropiadamente. ¿Debería apagar la televisión, o dejar a la escena pasar?

Kirishima parecía haber perdido finalmente la paciencia, resoplando en voz alta mientras Yokozawa vacilaba. “Eres demasiado introvertido ¿Lo sabes?”

“¡¡C-cállate!!” Difícilmente necesitaba que señalaran eso; estaba más que consiente de sus defectos. Su falta de habilidad para lidiar efectivamente con las cosas había sido parte de él desde su infancia.

“Aunque debo admitir que amo eso de ti.”

“¡….!” El corazón de Yokozawa sufrió un golpe desbastador ante  esas suaves y afectuosas palabras. A pesar de escuchar ese tipo de cosas todo el tiempo últimamente, no podía  responder tan abiertamente ante ellas.

“Ahora, no piensas que esta es el tipo de situación donde debes tomar tu propio consejo… ¿Y ponerte de humor?”

“¿Que estás…?”

“Estamos solos en casa, sólo nosotros dos y mañana no hay trabajo. Un gran panorama ¿No crees?”

Dado que esa misma mañana había regañado a Kirishima sobre la importancia de considerar el tiempo y lugar para ese tipo de actividades, no podía objetar o discutir con Kirishima en este momento. Nunca hubiera esperado que se le voltearan las cosas así, y con un final “creo que no tengo opción” dicho para disfrazar su vergüenza con la situación, encontró sus labios sellados en un beso. Peleando con el indescriptible sentimiento de incomodidad, dejó que sus ojos se cerraran.

Fin.

 

Una respuesta to “Yokozawa Takafumi no Baai – Emerald 2014 (Historia corta)”

  1. Aiko Sakuragi 01/12/2014 a 10:26 pm #

    ¡Como amo a estos dos tortolitos! Quién fuese Yokozawa~ Muchas gracias, me encantó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: