Yokozawa Takafumi no baai (Historia corta 3) [Español]

11 Ene

Lo acabo de traducir, espero les guste n.n

Si tienen flojera de leerlo en linea se los dejo para que lo descarguen en mediafire, viene un documento DOC y otro PDF

Descarga: http://www.mediafire.com/?mlwb37ueyvb6lnn

Traductor japonés/ inglés: fencer_x de September Scanlations

Traductor ingés/español: Hagane 10 de Haganedixlove Fansub

Historia corta 3

Ajustando el agarre de la bolsa de plástico que sostenía con ambas manos, Yokozawa Takafumi salió del ascensor en el piso 5 º, en el que se encuentran los departamentos de edición de manga shounen y seinen de las oficinas principales de Marukawa Shoten.

Mientras que las luces casi nunca parecían tenues en este piso-que-nunca-duerme, la razón por la que había un número particularmente grande de personas quedándose esta noche era porque era el último día del ciclo y por cómo se veía, esta iba a ser otra noche larga.

Yokozawa llamó a Henmi, que pasó aturdido justo en frente de él. “Gran trabajo de hoy, ¿cómo se ven las cosas?”

“¿Eh? Yokozawa-san? ¿No te fuiste a casa hace rato?” El ritmo de trabajo siendo tal vez la causa de su expresión vacía, Henmi parecía más sorprendido de lo previsto ante la reaparición repentina de Yokozawa, apareciendo como si hubiera sido despertado.

“He traído algunos bocadillos.”

“¡¿En serio?! ¡Muchas gracias! ¡Estaba pensando que me volvía loco de hambre!” Henmi miró dentro de la bolsa de plástico con curiosidad, con una expresión que parecía bailar positivamente con alegría. Yokozawa había comprado gyuudon-lo tarde que era significaba que una cadena de restaurantes había sido el único lugar cerca que podría preparar un pedido para un gran número de personas decentemente rápido. “¡Kirishima-san! Yokozawa-san nos trajo a todos a cenar, así que, ¿qué tal si tomamos un pequeño descanso?”

Kirishima Zen, Editor en Jefe de Japun, había estado mirando ceñudo hacia a su escritorio mientras trabajaba y volteó ante el comentario de Henmi. Al ver a Yokozawa aquí, se aventuró, “¿Qué estás haciendo aquí, Yokozawa? ¿No te habias ido ya a casa? “

Yokozawa sintió una oleada de irritación cuando Kirishima le preguntó lo mismo que Henmi, como si no supiera bien la razón por la que Yokozawa estaba aquí ahora. “Tú… ¿Quién demonios fue quien me llamó después de que ya había pasado por las puertas de boletos en la estación lloriqueando que tenía hambre?”

No era como si no hubiera sido molesto lo que parecía una llamada de broma al principio, pero había terminado regresando aquí  a pesar de todo, con  la cena en mano, porque él había sentido lástima por el chico que no tenía nada que comer esta noche.

“Oh, eso… Yo solo lo dije porque tenía hambre, eso es todo.”

Yokozawa chasqueó ante la manera casual con la que Kirishima pronunció su respuesta y de inmediato lamentó sentir la más remota simpatía por el tipo. “¿Sabes qué? Ahora no vas a cenar. Katou-puedes tener dos porciones en su lugar.”

Al oír esta noticia, Katou- que había estado a punto de recoger el contenedor de gyuudon-miró hacia atrás y hacia adelante en la confusión entre Yokozawa y Kirishima. “¡¿Eeh?! Espera, aún si me dices que puedo, yo aún…”

“Lo que sea, me voy ahora.” Con sentimientos de enojo, Yokozawa giró sobre sus talones y se dirigió hacia el ascensor, cuando Kirishima echó a correr para alcanzarlo.

“Ah-espera, yo también voy.”

“¿Qué demonios estas -¡no me sigas!”

“Yo sólo voy por algo de tomar, caray, no es como si te siguiera a propósito”.

“¡Entonces consigue una de la máquina expendedora de ahí!”

“¿Qué importa en qué piso suelo comprar mi bebida?”

“……….”

La pareja subió al ascensor en silencio y como Yokozawa trabajaba para ocultar su molestia con un semblante serio, Kirishima se hizo a un lado y golpeó suavemente sus hombros juntos.

“Gracias. Por la comida. “

“…Fue un capricho.”

Se sintió incómodo, teniendo a Kirishima agradeciéndole apropiadamente, dejando a  Yokozawa con un lío complicado de sentimientos ante lo cerrado de mente que había sido por haberse preocupado sobre un comentario causal.

“Realmente nunca pensé que regresarías, así que estaba… realmente feliz. “

“¡Eso es porque siempre haces mierda confusa así!”

“Bueno, va a ser una noche en vela toda esta noche. Sólo quería oír tu voz un poco.”

“Idiota- deja de comportarte como un niño.”

“Sí, sí, lo siento ~”

Su cómoda conversación fue poco a poco estableciendo sus sentimientos otra vez y con Kirishima compartiendo honestamente sus intenciones, todo deseo de seguir enojado se estaba desvaneciendo. No importa la edad, todo el mundo tiene sus momentos donde quieren ser necesitados por alguien más. Los niños a menudo se portan mal a propósito, estimulando la ira de sus padres, con plena fe y confianza de que serán amados por encima de todo lo demás. Tal vez las bromas así de Kirishima era cómo él mostraba su afecto.

Mientras Yokozawa reflexionaba sobre lo infantil que se había comportado, atrapó a Kirishima suavemente llamando su nombre. “…Yokozawa”.

“¿Eh?” Volteando ante el repentino comentario, el espacio frente a sus ojos se oscureció  y algo suave rozó sus labios, dejándole la mente en blanco.

“Carga completa ~”

Le tomó un momento procesar lo que acababa de suceder, pero todo se juntó cuando capto la sonrisa de Kirishima que lo veía de cerca. “¿Qué-demonios estás pensando, en el trabajo?”

“Es tu culpa por bajar la guardia.”

“¡No trates de pasarme la culpa, idiota!” En el momento en que levantó la voz, las puertas del ascensor se abrieron y Yokozawa dio un suspiro de alivio de que nadie había abordado en su camino hacia abajo. Si alguien los hubiera visto… él nunca sería capaz de dar la cara en esta oficina otra vez.

Las luces del primer piso ya se habían apagado, con solo el camino que conducía  hacia la entrada trasera poco iluminado. Por suerte, parecía que el equipo de seguridad se había ido a hacer sus rondas, dejando a nadie cerca que los viera.

Mientras Yokozawa se dirigía hacia la entrada trasera, por alguna razón, Kirishima se volvió a la misma dirección, a pesar de que no había ni una máquina expendedora en este lado del edificio. Caminando un poco antes de llegar a la salida, Yokozawa espetó: “¡No hay máquinas expendedoras por aquí! ¿Por qué rayos me sigues?”

Kirishima sonrió tranquilamente: “Para despedirte, por supuesto.”

“Idi-no me trates como un niño”.

“Caray eres difícil- te estoy tratando como una pareja.”

“¡¡…!!”

Ruborizándose profundamente y buscando a tientas algo que decir, Yokozawa se dio cuenta de que esto debe ser lo que querían decir con la frase de quedarse sin palabras. Se sentía lleno, no tanto por la vergüenza como por la pura frustración.

“Buenas noches. Ten cuidado yendo a casa.”

De alguna manera reuniendo su ingenio de nuevo, Yokozawa respondió “Solo, date prisa y termina tu ciclo y lleva tu trasero a casa.” Y camino lentamente hacia la salida, saliendo al aire nocturno. La brisa de la tarde se sentía más fría que antes-tal vez porque su cara se sentía como si estuviera en llamas.

“Mierda… solo espera…” Murmuró para sí mismo antes de echar a correr rumbo a la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: