Archivo | septiembre, 2012

Yokozawa Takafumi no Baai 2 (Capitulo 3.3) [Español]

16 Sep

Hola! la parte punto 3 de un numero indefinido aun porque voy subiendo pedazos a como los voy traduciendo, disculpen la tardanza, pero no tengo mucho tiempo libre y bla bla bla ya se saben el resto XD espero les guste este pedazo n.n

 

====================================

“Hiyo, tienes sueño ¿verdad? Voy a terminar aquí, así que vete a la cama.” Yokozawa le apuro, de pie en la cocina lavando los platos antes de entregarlos a Hiyori para que los secara.

“¡todavía estoy bien! Solo faltan pocos, así que voy a seguir con ello hasta que hayamos terminado.”

“Haz estado bostezando como loca desde hace un rato, no te presiones. Ya tienes los ojos medio cerrados.” Mientras lo señaló con una sonrisa, Hiyori se estiró y se frotó los ojos, pero la fatiga de un niño no se puede disipar tan fácilmente, y ella soltó otro gran bostezo.

“Aah…¡AH!” Hiyori inmediatamente lucio avergonzada por el reflejo que no pudo mantener, y la manera adorable trató de ocultar su boca abierta con las dos manos pegadas a su cara, trajo más risas.

Hiyori apenas había entrado a 5to grado en la escuela en primavera, y dado que era la hija de un padre soltero, ella generalmente encajaba muy bien; sin embargo, cuando ella hacia caras como esa, estaba claro lo muy niña que aun era.

“Yo me encargo de esto; ve por Sorata y dirígete a la cama.”

“Mmmkay, ¿entonces te importaría?”

“Seguro, déjamelo a mi. Me aseguraré de que todo este guardado, así que no te preocupes.”

“Esta bien, ¡buenas noches Oniichan!”

“Buenas noches.”

Hiyori corrió a recoger a Sorata, quien había estado acurrucado en el sofá, y se tambaleó sobre sus pies inestables hacia su habitación. Yokozawa la miro marchar con una leve sonrisa antes de colocar el último plato en el escurridor.

“Ahora entonces…” Seco sus húmedas manos con una toalla y reemplazo los platos que Hiyori ya había secado en el armario de la habitación de comedor. Deslizando la puerta de cristal para cerrar, el ojo de Yokozawa se dirigió hacia el pequeño y simple altar diseñado al lado del armario.

Era un santuario para la difunta esposa de Kirishima, Sakura.

El había escuchado que había muerto después de un decline de su salud seguido del nacimiento de Hiyori, pero nada mas, y posiblemente no podría preguntar mas. La adorable mujer en las fotos que había visto lucia como Hiyori; en una, ella estaba situada a un lado de Kirishima, sonriendo alegremente mientras sostenía a una diminuta Hiyori recién nacida en un cuarto de hospital.

El sabia que aun le ponían flores, pero mas allá de eso, el nunca había escuchado una palabra sobre ella salir de la boca de Kirishima, lo que era natural, pero él no podía entender lo que tenía en común con la mujer sonriente en el marco de imagen.

El no quería presionar sobre el pasado de Kirishima, por su puesto, pero viendo ese santuario día tras día, no podía evitar tener una persistente curiosidad.

“……….”

Le había molestado desde que él y Kirishima habían crecido más en su relación: ¿por qué lo había elegido a él?

Ellos habían interactuado ocasionalmente en el trabajo, sin embargo Yokozawa había estado relacionado con uno de sus proyectos de comics; Pero eso era todo lo que habían tenido que ver. Ciertamente no habían sido lo suficientemente cercanos como para salir a beber juntos, y cada momento en que se cruzaban en los pasillos de Marukawa simplemente habían dado el más básico de los saludos y seguido adelante. Si nunca se hubieran encontrado en aquel bar durante la noche en que Yokozawa había tratado de calmar su sufrimiento… el no estaría aquí frecuentando la casa de Kirishima así, y cuando pensaba sobre eso, lo dejaba sintiéndose… extraño.

Kirishima una vez le había dicho que había sido porque vio algo de el en Yokozawa, pero incluso así, ¿te involucrarías así con alguien solo por esos motivos? No podía contar el número de veces en que había tratado de preguntarle ¿esta realmente bien siendo yo? La única cosa que siempre le había dado una pausa antes de expresar sus inquietudes… probablemente había sido porque él estaba en el fondo, honestamente asustado de lo que podría decir Kirishima. No podía poner el dedo sobre lo que exactamente él temía, pero las dudas y preguntas estaban clavadas en su pecho como pequeños huesos de peces pequeños.

“¿Qué haces por allí? El baño esta libre.”

Yokozawa regreso a si mismo ante la voz de Kirishima llamándolo. “Oh –de acuerdo.”

“¿lavaste los platos? Gracias.”

“Tu me diste de comer; era natural. Además, Hiyo estuvo ayudándome hasta hace un momento; si vas a agradecerle a alguien, agradécele a ella.”

“¿ya se durmió?”

“Si; lucia exhausta, así que le dije que se fuera a la cama.”

“¿Y Sorata?”

“En el cuarto de Hiyo con ella.” Cuando vivía en la casa de Yokozawa, Sorata solo se acurrucaba en la cama durante las noches frías; pero aquí, sin importar que tan calurosa estuviera la noche, siempre dormía con Hiyori. A el realmente le debe agradar ella…

Kirishima saco una cerveza del refrigerador y dio un gran trago; probablemente estaba sediento por el baño. “¿Quieres una también?”

“No, tomare una después de mi ba-espera, olvídalo. Adelante, dame una.”

“Aquí tienes”

“Gracias”

Se sintió con ganas de tomar por alguna razón. Tomando la lata que Kirishima le había pasado en la mano, se acomodo en el sofá. Quería eliminar algunos de esos sentimientos de duda y desesperación con el poder del alcohol.

Al tirar de la ficha, levantó la lata a sus labios, pero esta noche, no pudo disfrutar del refrescarse de verter el líquido en su garganta, en vez quedo sólo un sabor amargo en la lengua.

“ha estado muy caluroso últimamente todo los días… pero hace a la cerveza incluso mas sabrosa.”

“Ah, oye ¡no bajes la temperatura solo porque te da la gana!” Kirishima se había sentado junto a Yokozawa y había tomado el control remoto del aire acondicionado, bajando unos pocos grados la temperatura.

“Vamos, acabo de salir del baño, esta bien. Además aquí esta como un horno…”

El se levanto la camisa y la agito contra su piel; y Yokozawa se estremeció ante el aroma jabonoso que flotaba, regañando a Kirishima para ocultar su agitación. “Hey, no te sientes ahí con todo el pelo mojado, vas a mojar el sofá.”

“Estas empezando a quejarte de mi igual que Hiyo…”

“¿de quien es la culpa que me sienta con el deber de hacerlo?”

“si, me disculpo” Se movió hacia delante, con una mirada muy apagada, y comenzó a secarse el pelo revuelto con la toalla que había tenido que colgaba de su cuello.

“……….”

El corazón de Yokozawa dio un vuelco ante la vista, y por un momento se encontró mirando, cautivado… porque le recordaba el momento en que había empezado toda esta relación.

Para ser justos, su “principio” había estado unas horas antes de ese momento, sentados uno junto al otro en un izakaya, pero Yokozawa no tenía recuerdos claros de esa noche. Despertar en un hotel de negocios desconocido, no le había creído sus propios ojos cuando Kirishima había salido del baño.

El nunca había estado tan sorprendido en toda su vida, y si bien había resultado que ellos no habían hecho nada malo, una docena de teorías salvajes habían corrido a través de su mente en ese momento. Que tan lejos habían llegado, quien había estado arriba –el había estado muy frustrado con su incapacidad de recordar algo. ¿Y luego de tener los acontecimientos de esa noche utiliza como forraje para una amenaza? Había estado fuera de su mente.

Claro, el podía mirar hacia atrás y realmente lo encontraba algo divertido, pero no se podía decir cuántos años de su vida que había perdido desde ese incidente.

“Otras pocas semanas y Hiyo comenzara sus vacaciones de verano huh…creo que es algo que solo lo niños pueden hacer –tomas todo un mes libre. Tal vez también tome vacaciones –visitar un lugar de veraneo. Probablemente he conseguido guardar suficientes vacaciones pagadas…”

“Oi –si te tomas un mes libre,  no serian capaces de sacar esa revistilla tuya o cualquiera de tus comics.” Por supuesto Yokozawa hubiera querido tomar unas largas vacaciones si pudiera, pero se preocupaba de no hace nada mas que pensar en el trabajo acumulándose todo el tiempo, y el pensamiento de tener que lidiar con una montana de trabajo hacia que su estomago se encrespara con inquietud.

La gente hablaba seguido de los síntomas de un ‘adicto al trabajo’ –pero Yokozawa pensaba que esa definición simplemente lo marcaba como un típico asalariado.

“Nah, estará bien, se las arreglaran sin mi de alguna manera. Mis subordinados son de primera categoría depuse de todo. En realidad,  probablemente sean capaces de trabajar mas cómodos y hacer un buen producto sin alguien presionándolos.”

Yokozawa se sobresalto ante el comentario ocioso de Kirishima –el hacia esas sugerencias de manera divertida, pero no sonaba como si estuviera bromeando. “Hey, dime que realmente no estas considerando tomar un mes de vacaciones, ¿verdad?”

“Sin duda, seria bueno alejarse. Oh, ¿a que hora nos vamos en la mañana?” Al día siguiente planeaban ir a ver una película juntos que Hiyori quería ver, seguido de lonche y compras en el horario. Había pasado un tiempo desde que Yokozawa había ido a ver una película; cada vez que había una película que le interesaba, las funciones habían terminado antes de que se enterara.

“Bueno, tenemos nuestros asientos reservados, así que si nos vamos alrededor de las 9 estaríamos a tiempo, creo. Pero entonces, Hiyo es madrugadora…”

El cambio mas marcado que había experimentado desde que pasaba tanto tiempo con un niño, había sido el ritmo en su estilo de vida. Hiyori era del tipo que “se acuesta temprano, se levanta temprano”, e incluso en domingos se levantaba a las 6. Ella generalmente era considerada y los dejaba dormir, pero no la podían dejar sola sin ningún desayuno. Una vez que Yokozawa había comenzado a levantarse temprano con ella, ser un madrugador incluso en fin de semana se había vuelto parte de su rutina diaria.

“¿Deberíamos hacerlo empezando la tarde entonces? A Hiyo le dará un ataque si nos quedamos dormidos.”

“Tu realmente no sacas tu trasero de la cama en tus días libres, ¿verdad?”. A pesar de verlo entre semana levantarse mas temprano que Hiyori, en sus días libres Kirishima podía dormir incluso si pasaban la aspiradora en su propio cuarto. En los días en que tenían planes, Hiyori típicamente le quitaría la sabana y le gritaría al oído para despertarlo.

“Mi interruptor no se enciende cuando se que es fin de semana, eso es todo. Aunque estoy siguió de que podría despertar ¿si me dieras un beso…?”

“Seguro que podrías” Le lanzo a Kirishima una mirada fría y bebió su cerveza. A Kirishima le gustaba evaluar sus reacciones con comentarios como este y mientras Yokozawa inicialmente sobre reaccionaba a ese tipo de bromas, había aprendido recientemente a dejarlo pasar.

“Hey, si. ¿Por qué no dormimos juntos de ahora en adelante?”

“¿Que –Quien demonios haría eso?” Kirishima había susurrado la sugerencia en su oído, y Yokozawa por poco escupe su cerveza. Reprimiendo una asfixiante tos, posiciono la lata a salvo en la mesa y alzo la voz, con el rostro enrojecido, a Kirishima que solo rió ante la exhibición.

“me siento horrado de que te exaltes así solo por la idea”

“No – ¡no estoy exaltado!”

“¿Oh no?”

“… ¿Qué se supone que significa eso?”

“Nada~” Kirishima puso una pequeña y misteriosa sonrisa en sus labios, entonces se acerco y alboroto el cabello de Yokozawa.

“Hey, ¡Deja de hacer eso! No soy un niño -¡Dije que te detengas!”

“Perdón, perdón. ¡Reflexiona!”

Yokozawa miro como Kirishima regresaba a la cocina con su lata en mano pasando sus dedos en el cabello tratando de arreglar lo alborotado. “…reflexiona, mi trasero.” A pesar de su edad, el chico podía actuar como un niño en veces, no diferente a lo niños que trataban de atrapar la atención de Hiyori molestándola a propósito.

Kirishima había dado en el blanco –el refutar de la acusación había sido poco más que espectáculo, pero él era apenas lo suficientemente objetivo para confesar el hecho de que este tipo de cosas le irritaban 24-7. Estaría bien si el pudiera atreverse a ser tan honesto como Hiyori, pero eso estaba cerca de lo imposible dada su cultivada contraria personalidad.

“……….”

El termino el resto de su cerveza, luego se puso a tirar la lata vacía y encontró a Kirishima curvado inspeccionando el contenido del refrigerador. “¿Qué estas buscando? No planeas beber mas ¿o si?”

“Solo checo las fechas de vencimiento. Probablemente deberíamos detenernos en el supermercado de regreso mañana.”

“No compres demasiado; terminas cargando tu carrito con mucha mierda que no necesitas cuando vas de compras.” Le gustaba comprar en mayoreo porque era algo barato, o poner más artículos sin considerarlo. En ese sentido, al menos, Hiyori era mucho más sensata.

“No puedo evitarlo; yo no cocino, así que no conozco mis limites.”

“me sorprende que lograras llegar tan lejos.”

“Bueno, fue mas que nada gracias a mi mama’ y a Hiyo –Hiyo es mucho como su madre, realmente confiable, así que eso ayudo.”

“…Ah, ya veo.”

Su madre.

La sola palabra envió un escalofrió a trabes de su pecho. Tal vez lo que Yokozawa sentía no era simple preocupación o aprehensión… sino culpa. Una conciencia culpable por sentarse en lugares donde una esposa debía sentarse, tener una sonrisa para el que debía ser regresado por una esposa.

Seguro, no era como si el hubiera robado a Kirishima y a Hiyori de su esposa;  aun así, estaba claro que el lugar en el que estaba parado en este momento… no era el lugar en el que estaba destinado a estar.

“Bueno, lo que sea; estoy seguro de que las cosas funcionaran si le dejamos lo de las compras a Hiyo… ¿Yokozawa?”

“Huh -¿Qué?”

“…Debería preguntártelo. ¿Qué te pasa hoy? Te has estado pausando mucho –No te estas viniendo abajo por algo ¿verdad?”

“Estoy bien –solo estuve haciendo mis rondas hoy. Probablemente solo estoy cansado.” Borrando la preocupación con una respuesta concisa, aplasto la lata en su mano y la lanzo al bote de basura.

El entendía bien que esos sentimientos no eran unos que debieras quedarte para ti mismo, pero no tenia el coraje para confesar las preocupaciones cuajando en su pecho ahora mismo.

Continuara…

Yokozawa Takafumi no Baai 2 (Capitulo 3.2) [Español]

9 Sep

Hola! la segunda parte que he traducido, lamento tardarme tanto pero como voy a la escuela y bla  bla bla pues no tengo tanto tiempo libre pero hago lo que puedo, y las faltas de ortografia las corregire cuando suba el documento completo n.n

espero les guste.

===================================================================================

“Oh, ¡no! ¡Fue más que suficiente que me ayudaras! Es patético, pero no logre alzarle la voz y…”

“Bueno estoy seguro que estabas asustada. Solo desearía haberme dado cuenta antes.”

“No, no realmente – ¡me salvaste! ¡Muchas gracias!”

Era un poco desconcertante la manera en la que ella seguía inclinando la cabeza hacia el, y dado el hecho de que ni siquiera había podido atrapar al perpetrador, no se sentía como si hubiera hecho algo en particular que mereciera la gracias. “Vamos, levanta la cabeza. Probablemente deberías dejarle saber a los asistentes de la estación lo que paso. Si no te sientes a gusto yendo sola, entonces yo puedo ir con – ¿Cuál es el problema? ¿Tengo algo en la cara?”

La mujer que había estado mirando a Yokozawa pregunto vacilante “L… lo siento si me equivoco, pero de casualidad eres… ¿Yokozawa-san de Marukawa Shoten?”

El se congelo cuando ella vinculo ambos, su nombre y su lugar de trabajo. “Soy yo… ¿nos habíamos conocido antes?” No había ninguna manera de que conociera a una mujer así de joven.

Ante su sospechosa expresión, la joven mujer inmediatamente clarifico nerviosa, “Ah, ¡yo trabajo medio tiempo en libros Marimo! En realidad te he visto algunas veces.”

“Oh, ya veo.”

Siendo el líder vendedor de libros a gran escala en la ciudad, Libros Marimo empleaba una serie de trabajadores, incluidos los de medio tiempo. Mientras que Yokozawa se asociaba principalmente con los empleados a cargo de género específicos, con poca interacción con otros empleados, no era raro para los otros reconocerlo.

“Oh, ¡lo siento! Soy Matsumoto –trabajo principalmente en el registro, así que en realidad nunca hemos hablado…”

“En absoluto, mis disculpas.”

“¡He escuchado mucho sobre ti de Yukina-kun! ¡El me dijo que eres un vendedor de primer nivel!”

“E –el ahora…” Estaba recibiendo elogios por todos lados hoy, y estar demasiado expuesto a algo que no estaba acostumbrado lo estaba confundiendo. Inseguro de la mejor manera de responder, sus acciones salían dudosas. Aunque estaba mas que un poco curioso acerca de los rumores que flotaban en la tienda de el, opto por no seguir la conversación.

“De nuevo, ¡muchas gracias por lo de hoy! Ah –umm, si no hay problema, ¡por favor déjame agradecerte apropiadamente alguna otra ocasión!”

“No te preocupes por ello, solo hice lo que debía.” Sin mencionar que había dejado a predador escapar, lo que difícilmente era algo digno de agradecer. El apreciaba el sentimiento, pero aun se sentía incomodo, a pesar de sus esfuerzos de rechazarla educadamente, Matsumoto claramente no estaba satisfecha con dejar las cosas como estaban.

“Pero –no puedo solo aceptar eso… quiero decir, no puedo hacer mucho, pero si no es un inconveniente…” Se interrumpió aforrándose fervientemente a un favor, y Yokozawa finalmente ofreció una sugerencia.

“Entonces apreciaría si vendieras una tonelada de libros Marukawa; de esa manera mi rango se extenderá. Pero – ¿no deberíamos ir a hacer ese reporte ahora?”

“Oh, ¡¡de acuerdo!!” ella salto al nuevo tema de conversación, aliviando a Yokozawa. El estaba naturalmente emocionado de que ella quisiera mostrarle su gratitud, pero no podía permitirse presumir a una joven mujer de ninguna manera.

“Entonces, ¿deberíamos irnos?” La plataforma se había vaciado de la mayoría de las personas mientras habían estado conversando, y junto con Matsumoto se dirigieron a las puertas de entrada.

“Demonios, voy tarde…”

El había dicho que solo le tomaría media hora llegar ahí, pero ya casi había pasado una hora desde que había hablado con Kirishima por teléfono. Acompañar a Matsumoto a hacer el reporte de su incidente con el staff de la estación, había tomado mas de lo esperado, pero después de haber explicado los detalles del incidente  fueron informados de que tenia un gran parecido con el sospechoso de otras quejas recientes y que ya había una investigación en curso. Con tal base, el cobarde criminal merecía ser atrapado rápidamente, y eso hacia que Yokozawa se arrepintiera mas de haberlo dejado ir, pero quedaba muy poco que hacer además de dejárselo a los profesionales.

Yokozawa se lanzó a través de las puertas de entrada y se precipitó por las escaleras, y mientras se acercaba a la tienda de conveniencia cerca de la estación, encontró a Kirishima esperándolo mientras leía en un puesto de revistas.

“Perdón, es tar –espera, ¿Qué estas leyendo…?”

“Japun mensual. ¡El numero de este mes es particularmente bueno!”

“Ya leí el adelante la semana pasada. Y –eres una de las personas que hacen la maldita cosa, ¿Cuál es el punto en leerlo ahora?” Ellos revisan todos los rincones y recovecos que los lectores siquiera consideraría antes de enviarlo a imprimir; Yokozawa no veía la razón de leerlo en un puesto de revistas.

“Me imagino que tal vez voy a notar algo leyéndolo desde un ángulo diferente de lo habitual”.

“¿Eso crees?”

“Bueno, mínimo estoy satisfecho de que no hubieron errores de impresión. Iré a comprar algo de leche; espérame aquí.” El regreso el número de Japun  a su lugar y se dirigió al área de bebidas. Justo cuando creyó que la tenia un punto decente… se sorprendió un poco al darse cuenta que solo buscaba errores de impresión.

Esperando que Kirishima terminara de echar un vistazo, Yokozawa se fijo en el puesto de revistas. Tal vez porque era la fecha de lanzamiento, había una pila bastante grande de revistas relacionadas con el matrimonio-alineadas con las palabras “RE-MATRIMONIO EDICIÓN ESPECIAL” en letras grandes. La razón por la que una revista con información sobre matrimonio capto su interés ahora, cuando antes no le hubiera dado un segundo pensamiento… podría ser por la silenciosa presión que estaba recibiendo de sus padres.

Mas de la mitad de sus amigos de preparatoria estaban casados ahora, y no pocos de ellos tenían hijos. Cada vez que recibía tarjetas de año nuevo con fotos de ellos, no podía evitar sorprenderse por lo rápido todos habían crecido. Sus padres probablemente se habían rendido en que su hijo nunca tendría una relación seria en su vida. No lo estaban presionando de ninguna manera en particular, pero el sabia que se sentían un poco celosos cada vez que una tarjeta postal llegaba dejándoles saber que uno de sus amigos tenia un hijo.

Y él estaba casi seguro de que la razón por la cual se sentía tan culpable viendo a su madre que era porque sabía muy bien que él no sería capaz de pintar a sus padres el futuro que él sabía que ellos querían.

Mientras dejo escapar un suspiro, Kirishima llego detrás de el, habiendo terminado de pagar, “perdona la espera.”

“Oh no, yo fue el que te hizo esperar después de todo. Debiste haberme dejado un mensaje e irte a casa.”

“Nah, no es gran cosa, viendo que acababa de llegar –pero ¿paso algo? ¿Tu tren no se retraso ni nada, verdad? “

“En realidad, veras…”

Yokozawa lentamente contó todos los detalles de la situación mientras dejaban la tienda de conveniencia y se dirigían al apartamento de Kirishima. Cuando menciono las cobardes acciones del mano larga, la expresión de Kirishima se oscureció en una de ira sombría.

“Eso es imperdonable”

“¿Verdad? Y bueno, la sangre se me subió a la cabeza y antes de saberlo ya había agarrado al tipo.”

“Suena como algo salido de un show de televisión ¿sabes? Y mientras yo sería feliz que todos aquellos pervertidos cayeran muertos, tengo que admitir que me gustaría poder haber visto tu gallarda figura ~”

“Si hubieras estado ahí,  probablemente hubieras hecho un movimiento antes de que yo pudiera, y le habrías sacado la mierda incluso antes de que la policía llegara.” Kirishima definitivamente podría parecer bastante tolerante a primera vista, pero el hecho de que él era un padre con una hija, lo impregnaba de un fuerte sentido de la justicia. Fue solo después de entrar a una relación con Kirishima en ese sentido que Yokozawa había notado lo encendido que se podía poner.

“Hey, no seas rudo -no hay manera de que yo hiciera algo tan estúpido como recurrir a la violencia. Probablemente yo sólo le daría una severa charla para asegurarme de que aprendió su lección.” Yokozawa se preguntó en el fondo de su mente si ‘severa charla’ en realidad quería decir “amenaza”, pero lo dejó pasar. “Oye… ¿Qué te paso ahí?”

No era una herida seria, pero era poco placentero que Kirishima se diera cuenta de la desgracia de Yokozawa, y trato de esconderlo casualmente –pero Kirishima saco una mano y la agarro. “Es solo –que ese bastardo me araño cuando se libero. Lo perdí entre la multitud.”

Cuando Yokozawa de mala gana explico los detalles, la expresión de Kirishima se torno peligrosa inmediatamente. “Maldito bastardo… si yo hubiera estado ahí el no hubiera tenido las bolas para intentarlo. Asegúrate de desinfectarte bien cuando lleguemos a casa.”

Un escalofrió bajo por la espina dorsal de Yokozawa ante las frías palabras; era difícil decir lo serio que estaba siendo Kirishima ahora mismo. En un desesperado esfuerzo por disipar la pesada atmósfera, Yokozawa despreocupadamente cambio de tema: “Oh también, la chica a la que ayude resulta ser trabajadora de medio tiempo en libros Marimo. Aparentemente ella me ha visto en la tienda antes, pero me sorprendí un poco cuando me reconoció. “

“Pequeño mundo, huh”

“Bueno, iba en mi camino a casa desde Marimo, así que creo no fue demasiada coincidencia.” El se había puesto un poco inquieto cuando ella dijo su nombre, pero al escuchar su explicación, lo pudo entender. Ella probablemente había terminado su turno cuando Yokozawa había dejado la tienda. Teniendo en cuenta lo mucho que los representantes de ventas de las editoriales destacan, no era extraño para él ser reconocido por el personal de la tienda no relacionado.

“Si esto fuera un manga –eso sería una gran bandera roja, ya sabes. ¿Seguro que no se enamoro de ti?”

Él soltó un resoplido de risa ante las palabras de Kirishima. “Claro que no”  Estaría en un gran problema si la gente fuera propensa a enamorarse de el por cosas como esa. Ella simplemente había estado suponiendo sobre su bondad en una situación difícil, eso era todo.

“Ella no te pregunto tu numero de teléfono ni nada, ¿verdad?”

“No lo hizo. Solo hicimos una pequeña charla en el camino de regreso, como lo que esta vendiendo bien ahora, sus compañeros de trabajo, ese tipo de cosas”

“¿vinieron juntos?”

“Su estación más cercana era una estación más. Ella había pasado por algo traumático, no pude dejarla subir a un tren lleno por sí misma” Ella parecía una chica muy tranquila al principio, pero una vez que empezó sobre un libro que le gustaba, era difícil detenerla. Tal vez ella sólo había estado encantada de saber que sus autores favoritos eran también los de Yokozawa, pero ella había parecido divertirse un poco al dar su opinión sobre el volumen recientemente publicado. Había sido sólo una pequeña conversación sin sentido, pero si su complacencia significaba que ella podía olvidar lo que acababa pasado incluso por un momento, entonces había valido la pena. “Ella también dijo que quería agradecerme, pero no puedo dejar a una chica mas joven que yo hacer ese tipo de cosa, así que le dije que se asegurara de vender muchos títulos de Marukawa Shoten. El verdadero modelo de un vendedor, ¿no? ”

“Bueno, estoy seguro de que ella es entusiasta en el trabajo y todo, pero tu dijiste que trabajaba en el registro, ¿no? Estoy seguro de que hará su mejor esfuerzo, pero es difícilmente algo de lo que tenga el poder.”

Ante el mordaz comentario de Kirishima, Yokozawa callo; cuando él había hecho la sugerencia, no había pensado en eso.

“…Pero, ella podría conseguir su propia sección algún día.” Regreso con rencor.  Seguro, si ella trabajaba ahí el tiempo suficiente. A ella le sería muy fácil conseguir un puesto a cargo de un lugar distinto del registro. Incluso si era un área no relacionada a los comics, mientras ella promoviera los libros de Marukawa Shoten, eso seria suficiente.

“Seguro, ella podría hacer su mejor esfuerzo si es por ti.”

Él frunció el ceño por la insinuación en palabras de Kirishima. “¿Qué se supone que eso significa? Si tienes algo que quieras decir, ¡sácalo y dilo!” Tal vez era solo su imaginación, pero la manera de interacción de Kirishima hoy parecía diferente de lo usual.

“… no es nada. Caray, ¡muero de hambre! Vamos, que Hiyo nos esta esperando, así que sigamos.”

“Hey, no trates de cambiar el tema.”

“¿Qué crees que tengamos hoy para cenar?” Yokozawa quedó incapaz de precisar la fuente de su desconfianza cuando el tema cambió rápidamente. Por supuesto, no era raro para Yokozawa el encontrarse a merced de la conducta de Kirishima en esta manera, y si peleara por cada pequeña cosa, no habría fin. El hecho de que Kirishima cambiara de tema tan abruptamente significaba que ya no quería discutir más el tema.

“……….”

Era difícil tener una idea de los sentimientos de Kirishima, dado que tan rara vez se dejaba alborotar, y Yokozawa lanzó un pequeño suspiro ante el perfil de Kirishima, un rostro inescrutable.

Continuara…

Yokozawa Takafumi no Baai 2 (Capitulo 3.1) [Español]

4 Sep

Hola~ como lo prometido es deuda, me he puesto a trabajar en la traduccion de esta novela, lamento no ser muy rapida ni la mejor traductora, pero hago lo que puedo , la escuela me quita tiempo y pues ya saben XD

segun lei en september scanlations (de donde saco la traduccion en ingles) esta novela no tiene capitulo 1, y el capitulo 2 es la historia corta que salio en enero donde es el cumpleanios de Kirishima. (Para verla den click aqui)

se que a veces esta muy literal, tiene muchos errores ortograficos, pero como tengo prisa por sacarlo pronto, prometo que cuando este toda completa la corregire bien y la subire para descargar =)

aun asi, espero les guste n.n

Yokozawa Takafumi no Baai 2

Capitulo 3

En el momento en que Salió de la tienda con aire acondicionado, el cuerpo entero de Yokozawa Takafumi fue envuelto con el pesado y pegajoso aire. Los días de calor se habían acumulado desde que empezó Julio, pero hoy estaba particularmente horrible. Solo unos días antes se había vuelto incapaz de soportarlo mas y había cambiado su guardarropa a camisas de manga corta para el verano, pero caminar en el exterior por cualquier periodo de tiempo lo tenia escurriendo sudor.

El saco de su traje, cubriendo su brazo izquierdo, no había tocado ni una vez su cuerpo en todo el día, y mientras estaba libre del abrasador sol con el atardecer, la humedad aun dificultaba respirar.

A este ritmo, estaba preocupado como resultaría agosto; el ya estaba harto de este calor que registraba recordé de temperatura este año.

“¡Hombre, necesito una cerveza!”

“Si, ¡vayamos a un bar al aire libre!”

Un grupo de empresarios aparentemente en su camino a casa de la oficina pasaron enfrente de Yokozawa, su conversación era un reflejo de sus propios pensamientos. Tragando la tentación, sin embargo, en vez de eso tomo su teléfono e hizo una llamada a la oficina.

“Si, este es el departamento de ventas de Marukawa Shoten”

La alegre voz de su subordinado floto sobre el auricular. Por el ruido de fondo, era capaz de adivinar que la mayoría de sus compañeros de trabajo aun estaban en la oficina. “¿Henmi? Es Yokozawa”

“Ah ¡excelente trabajo el de hoy!”

“Acabo de terminar en la librería. ¿Paso algo mientras estuve fuera?”

“no, no particularmente. ¿Cómo terminaron las cosas?”

“Aceptaron ayudar con la feria. Te haré llegar los detalles a principios de la próxima semana. No tengo nada más que ocupe terminar hoy, así que me iré directo a casa. ¿Te importaría anotarlo en el tablero? “. Era buen tiempo de salir, y no tenia ninguna sesión de bebida programada con superiores o clientes.

“¡Entendido!”

“Bien entonces, me voy”. El cortó la línea con Henmi y tiro de la corbata para aflojarla mientras se dirigía a la estación.

Si bien el había dicho que se iba directo a casa –realmente no se dirigía a su propio apartamento, y mientras cerraba su teléfono repentinamente recordó que le habían dicho que llamara cuando terminara de trabajar.

Se dirigían a la misma dirección, así que a Yokozawa, honestamente, no miraba el punto en encontrarse a medio camino –pero hubiera sido patético negarse cuando el chico inevitablemente se burlo de el con una sonrisa ¿Qué, demasiado vergonzoso ir a casa juntos? Y se marcho quedando indeciso. Con un poco de vacilación, marco el número en su teléfono, y después de unos cuantos timbres, la línea se conecto.

“Uh… soy yo”

El siempre se preocupaba de cómo seria mejor empezar sus conversaciones telefónicas actualmente. Seguro, el debió de haber saludado al chico como en cualquier otra llamada relacionada al trabajo, pero incluso eso era un poco incomodo por alguna razón. Naturalmente, el usaba un lenguaje educado, como era de esperarse, durante reuniones y cosa similares –nada había cambiado en la manera en que se hablaban el uno al otro bajo esas circunstancias. Pero llamar a Kirishima para una conversación privada como esta lo dejaba con una sensación de inquietud.

“Buen trabajo el de hoy, ¿terminaste?”

“Si, realmente terminamos mas rápido de lo esperado.”

La voz al final de la otra línea era la de Kirishima Zen, el editor en jefe de Japun mensual. Kirishima era el editor jefe para Ijuuin Kyou, el mangaka que dio vida al por-encima-y-mas-allá-de-las-ventas-impresionante hit de Marukawa Shoten, Za Kan. Uno no puede evitar impresionarse con no solo sus proezas como editor pero también como editor en jefe con el carisma para juntar a un equipo de tal individualistas editores. Si bien Yokozawa había admitido creer que el chico era muy ansioso de vez en cuando, cuando se trataba de su trabajo, tal vez era esa cualidad la que hacia que autores muy quisquillosos pusieran su fe absoluta en el –y mientras Yokozawa nunca había sido capaz de decir lo mismos, el tenia el máximo respeto para el chico cuando se trataba de su carrera.

La gente seguido decía que Dios nunca le concede a nadie dos dones –pero cuando se trataba de Kirishima, el no había sido bendecido con solo una impecable ética de trabajo, pero también con un igualmente agradable físico. Con una altura capaz de competir con la de Yokozawa, un fresco rostro, y un bien proporcionado cuerpo, poseía un aire juvenil que seguido hacia difícil creer que estaba a la mitad de los 30

–y Yokozawa nunca lo había, ni una vez, visto alborotado en el trabajo, siempre rodeado de un aire de completo control. Y últimamente… se había dado cuenta de lo hermosa que era esa serena y calmada voz que caía de esos delgados labios –irritante como era, no había discusión de que un susurro de esa voz en su oído iba directo a sus caderas.

… aun así, el chico estaba muy lejos de ser perfecto. De hecho, si Yokozawa tuviera que escoger una cosa que no pudiera soportar, tendría que ser su personalidad.

Mientras que raramente lo mostraba en la superficie, Kirishima tenia algunos pequeños pasatiempos muy molestos y era descarado en el hecho de, me encanta burlarme de la personas orgullosas. Yokozawa aparentemente había sido un blanco de esa burlas y ocasionalmente se dio cuenta de que había jugado con el. Aun así, a pesar de saber bastante bien que simplemente era molestado por la como sobre reaccionaba, la perdición de Yokozawa era no poder mantener un rostro sin expresiones en ese tipo de citaciones.

Kirishima, para darle crédito, al menos parecía conocer sus limites, y nunca hacia ningún movimiento y decía algo que verdaderamente molestara a Yokozawa, lo que deja a esencialmente a Yokozawa como el juguete perfecto, encontrándose incapaz de molestarse realmente con Kirishima.

Habían pasado cinco meses desde que se empezó a acercar a Kirishima de esa manera. Antes de eso,  nunca se habían hablado fuera del trabajo, e incluso ahora Yokozawa de vez en cuado reflejaba lo extraño que era su relación actual en ese sentido.

Había sido un corazón roto el que los habías juntado a Kirishima y a el.

Después de haberles puesto fin a sus profundos sentimientos, Kirishima había aparecido justo cuando estaba acostumbrando a sentir lástima de sí mismo. Mientras que todavía había mucho que el no recordaba de aquella noche, él creía que era porque Kirishima había estado allí por lo que se las había arreglado para pasar por ello sin destrozarse completamente. Ahora era mortificante, recordar como se había permitido emborracharse para tratar de escapar del dolor –pero se consolaba a si mismo recordándose el hecho de que podría sentirse de esa manera era en si un signo de lo mucho que se había recuperado.

 

“ciertamente suenas feliz, ¿paso algo bueno?”

 

La voz baja flotando sobre el auricular traslucida sobre su tímpano –hablando con Kirishima en el teléfono de esta manera era… extraño, casi como tener al chico ahí mismo, susurrando en su oído. El nunca se había sentido así en conversaciones telefónicas antes –y no podía decidir si era porque era Kirishima el que hablaba o por la manera en la que le estaba hablado la que lo hacia. Además –era difícilmente algo de lo que pudiera conseguir la opinión de alguien mas, por lo que ni siquiera podía determinar si solo era el quien se sentía de esa manera o que.

 

“Realmente –la tienda estuvo reacuerdo con poner en esa feria. Fue gracias a ti que pudo ir tranquilamente. Realmente me ayudaste”. En realidad, la razón por la que  la que la tienda había accedido seguir adelante con ello había sido completamente porque había sido capaz de asegurar una firme promesa de cooperación del autor con respecto a libros autografiados, ilustraciones que se usarían para mercancías, y extractos de trabajos nuevos –y trabajar todo eso en la agenda del temperamental, vertiginosamente ocupado autor había sido exclusivamente obra de Kirishima.

Yokozawa supo que incluso si no hubiera ido a preguntar por la feria, el trabajo se hubiera vendido perfectamente bien –pero como un vendedor, su prioridad era siempre vender más. Sentado sin hacer nada cuando había espacio para el crecimiento  era descuidado –así es como el vendedor en Yokozawa lo veía.

“Yo no hice nada, todo esto esta pasando por la cooperación del autor y tu arduo trabajo.  Bien por ti”.

“Todo –todo lo que hice fue lo que se suponía que debía hacer”. La gente raramente alababa a Yokozawa así. Aunque el sabia que trabaja lo doble de duro que los demás y tenia los resultados para probarlo, el probablemente no era el tipo de persona que invitaba a esos elogio. Pero Kirishima sacaba comentarios como esos sin pénaselo dos veces, tan directo que realmente hacia sentir a la otra parte avergonzada en su lugar. Yokozawa se preguntaba si se acostumbraría a ese aspecto de su personalidad.

“caria, ¿no te he dicho que tomes los halagos como un hombre? – ¿o que? ¿Quieres que me burle entonces?”

“¿Quién demonios dijo eso? Esta bien, lo que sea –tomare lo que pueda.” ¿Por qué no podía simplemente decir gracias? A veces actuaba como un terco alumno de primaria, cuya realización no hizo absolutamente nada para impulsar a la acción, por desgracia.

 

Trabajar duro era un hecho, no era como si estuviera haciendo este trabajo porque anhelaba el reconocimiento. Aun así… obtener ese reconocimiento era algo agradable – ¿y que viniera de alguien a quien respetaba? Mejor aun.

 

“¿Ahora que? ¿Vas a regresar aquí?” Kirishima no parecía molesto en lo mas mínimo por la respuesta contraria de Yokozawa, y mientras Yokozawa se preguntaba seguido si ese tipo de reacciones eran porque el podía ver directamente a trabes de Yokozawa a su verdadera naturaleza, el lo había atribuido a ser demasiado auto consiente. Probablemente era solo el hecho de que para Kirishima no valía la pena seguir.

 

“No, me voy directo a casa ahora. ¿Probablemente llegue en media hora…?   

 

“Entonces -¿Qué tal si nos encontramos en la tienda de conveniencia enfrente de la estación por mi casa? Ya estoy apunto de dejar la oficina. Probablemente llegues primero, así que ¿me esperas?”

“De acuerdo”

Habiendo decidido donde encontrarse, Yokozawa termino la conversación, llegando a la estación mas cercana  mientras apagaba el teléfono. Actualmente, el pasaba los fines de semana en el apartamento de Kirishima, y aunque no le agradaba mucho la idea de prolongar su estancia, siempre se encontraba asintiendo en aprobación cuando la hija de Kirishima, Hiyori, lo despedía con “¡Te veo la próxima vez!”

El gato de Yokozawa, Sorata, había sido la razón por la cual el había empezado a pasar mucho tiempo ahí; cuando Sorata se había enfermado, de alguna manera Hiyori se había hecho cargo de cuidarlo, lo que había dado lugar a que Yokozawa también se encontrara en su cuidado. Desde entonces, Sorata se había llevado muy bien con Hiyori, y ahora era una figura permanente en la casa de los Kirishima; últimamente cuando saludaba a Kirishima en la puerta, parecía tener control total del lugar.

Después de recoger un regalo para Hiyori de la zona comercial subterránea, Yokozawa se dirigió a las plataformas del tren, entro a un vagón que estaba repleto por ser la hora pico de la tarde. Cuidando de que el regalo que acababa de comprar no fuese aplastado, se las arreglo para encontrar un lugar entre otros dos pasajeros –y aunque el vagón no estaba totalmente lleno, era casi imposible moverse sin empujar a alguien más, dejando a Yokozawa con la sensación de que pudiera ser más cómodo estar metido en una lata de sardinas.

 

El aire acondicionado probablemente estaba encendido, pero dado la enorme masa de gente dentro del vagón, estaba húmedo y sofocante. Yokozawa, siendo mas alto por una cabeza que los demás a su alrededor, podía respirar mas fácil, pero eso no cambiaba el hecho de lo caliente que estaba. Él extendió la mano para agarrarse de una de las barras que cuelgan de una correa para ayudar a mantenerse por el balanceo del tren, y vio a una joven mujer de pie en diagonal a su dirección con una expresión taciturna.

 

“¿…?”

Quizás solo se sentía enferma por el calor; ella se aferraba con fuerza a la barandilla junto a la puerta, y su rostro estaba rígido. Reflejando que hubiera estado bien, probablemente, si hubiera tenido un poco mas de espacio para respirar a su alrededor, Yokozawa tardíamente se dio cuenta de la verdadera razón por la que la joven se veía tan pálida.

 Un hombre –un empresario por su apariencia –estaba parado detrás de ella pegándose a ella mucho mas de lo que se podría esperar naturalmente en ese tipo de situación, y con cada balanceo del tren, se inclinaba aun mas, rozándola sutilmente con la mano que casualmente había puesto a su lado.

 Desde el Angulo de Yokozawa era difícil ver con claridad –y desde que obviamente fue testigo de un crimen, no estaba seguro de cómo alzar la voz –hasta que atrapo al hombre deslizando lentamente su mano a lo largo del muslo de la joven.

 “¿…simplemente que demonios crees que estas haciendo?” En el momento en que fue testigo de un acto tan cobarde la ira broto dentro de el, e hizo a un lado a los demás pasajeros para torcer la mano del hombre.

 “¡¿Qué –que significa esto?!” El vagón estallo en murmullos antes de callar de nuevo inmediatamente, y los otros pasajeros contenían el aliento en silencio mirando como Yokozawa confrontaba a ese hombre.

 Importándole poco las boquiabiertas miradas, Yokozawa entrecerró los ojos y dijo, “Eso es lo que me gustaría saber, ¿estabas tocando a esta joven, no es verdad?”

 “¡Cl –claro que no! Te agradecería no hacer ese tipo de salvajes acusaciones.”

 “Entonces ¿Qué tal si le preguntamos a ella? Si ese no era el caso, con gusto me disculpare –así que ¿el te toco?”

 “Si, el… el lo hizo…” su voz se oía mas fuerte que el zumbido de un mosquito, pero era una clara confesión, ella miro al hombre a través de sus ojos nublados con miedo e ira.

 Ahora era el turno del hombre para ponerse pálido, y quizás habiendo determinado que las cosas se iban a poner aun peor con la confesión de su victima, el hombre empezó a balbucear obstinadas excusas, “El –el tren estaba realmente lleno, y la toque accidentalmente, ¡eso fue todo! ¡No lo hice apropósito!”

 “Si no fue a propósito, ¿como demonios me las arregle para ver tu mano desde donde estaba parado? suena un poco extraño, ¿o no? De cualquier manera –se bajara en la siguiente estación”.

 “Como dije –hubieron razones”

 “–Y estaré feliz de escucharlas, ¿podría conseguir que se baje en la siguiente estación así…?”

 “Oh – ¡por supuesto!”

 El tren llego a su parada un momento después, y Yokozawa arrastro al hombre a la plataforma. Sin embargo, mientras los pasajeros que habían viajado con ellos dieron un gran respiro mientras desembarcaban, los pasajeros de los vagones cercanos que no tenían ni idea de la situación comenzaron a andar entre ellos, y Yokozawa trato de jalar al hombre al final de la plataforma para no obstruir el flujo.

 “¡¡Déjame ir!!”

 “¡Oww! Hey, ¡ESPERA!”

 En el momento en que se dejo distraer por la multitud alrededor de ellos, el hombre aprovecho su oportunidad, arañando con fuerza el dorso de la mano de Yokozawa y arrojando el brazo que lo sostenía lo mas rápido que pudo para liberarse. Haciendo cada esfuerzo por perderse entre la gente, rápidamente se desvaneció mas y mas lejos de Yokozawa.

 “Tu bastardo – ¡no hemos terminado aun!” Frustrado, Yokozawa trato de atraparlo, pero fue frustrado por la multitud y rápidamente perdió de vista al hombre. Trato de forzar su camino a través de la multitud que fluía por donde el hombre había desaparecido, pero hubiera sido imposible atraparlo bajo esas circunstancias.

“Mierda” Se rindió en su intento por atrapar al mano larga y en vez de eso regreso a donde había dejado a la joven. “Lo siento… lo deje escapar.” Quizás había sido un criminal profesional, por lo bueno que había sido escapando. Si Yokozawa no hubiera soltado su agarre en ese momento, el tipo no hubiera sido capaz de escapar tan fácilmente, y Yokozawa silenciosamente se reprendía por haber sido tan ingenuo.

 

Continuará…